Un mes construyendo un Madrid para todas. Un mes construyendo La Ingobernable

Hace apenas un mes, el pasado 6 de mayo de 2017, el edificio de la Calle Gobernador 39 fue recuperado por vecinos y vecinas de la ciudad de Madrid en un acto de desobediencia. Con esta acción defendíamos la ciudad que queremos vivir y desvelábamos un nuevo caso de corrupción y clientelismo por parte de las oligarquías urbanas, consiguiendo colocar este regalo de Ana Botella a la Fundación Ambasz en la agenda política.

Pero no sólo eso. En este mes, La Ingobernable ha comenzado a construir y caminar hacia un centro social por el que ya han pasado miles de personas y donde ya hemos hecho realidad un espacio para convivir, construir, participar y realizar actividades en el que no medien las lógicas del mercado.

Necesitamos uno y muchos espacios del común en todos los barrios de Madrid, tras años de saqueo por parte de los sucesivos gobiernos del Partido Popular que han malvendido, regalado y privatizado nuestra riqueza social. Este proceso ha afectado de manera muy intensa al centro de nuestra ciudad, que se ha quedado prácticamente sin patrimonio público dedicado a las necesidades del barrio. Hemos asistido en el centro de Madrid, así como en muchas otras ciudades del Estado, a un proceso salvaje de gentrificación que ha provocado una transformación de las formas de habitar la ciudad. Los fondos buitre y otros agentes privados, apoyados e incluso financiados por los poderes públicos, están depredando el centro de nuestra ciudad. El rodillo de la turistificación está expulsando a centenares de vecinos y vecinas que, ante las subidas imparables del precio de la vivienda y de los bienes básicos, se ven obligados a trasladarse a otros barrios. El centro es cada vez más un escaparate en una ciudad-marca en la que que se nos pide actuar como figurantes. La Ingobernable es, por todo ello, un territorio conquistado en un lugar estratégico para revertir esta situación. Un espacio horizontal y radicalmente democrático. Un espacio para poner la vida en el centro frente a la mercantilización de la vida.

Construir un común urbano en forma de Centro Social significa apostar por un nuevo espacio para uso y disfrute de la ciudad. La propiedad pública puede ser privatizada según el gobierno de turno. Sin embargo, un bien común en ningún caso puede ser vendido o cedido por ningún gobierno. No está sujeto a venta o privatización.

Desde La Ingobernable, vamos a iniciar un debate plural con toda la ciudad de Madrid sobre el marco y el modelo de Centro Social que queremos. No estamos locos ni solos. Existen infinidad de experiencias innovadoras a lo largo y ancho de toda Europa, que queremos conocer y discutir (por ejemplo, en Italia, Alemania o Cataluña, sin ir más lejos). Necesitamos el tiempo suficiente para avanzar en debates colectivos sobre el sentido del derecho a la ciudad, la conveniencia de nuevos marcos normativos, la importancia de los bienes comunes, la naturalización en la convivencia entre estos y las instituciones, así como la función social de la propiedad. Y creemos que es el momento de pensar en propuestas ambiciosas y valientes para que la sociedad reconozca la especificidad y singularidad de los Centros Sociales Autogestionados.

Por ello, desde La Ingobernable exigimos que los poderes públicos hagan su función y trabajen para desprivatizar y recuperar las dotaciones públicas que tanto esfuerzo costaron a las históricas luchas vecinales de nuestra ciudad. Independientemente de ello, defendemos la existencia de un Centro Social como el nuestro y reivindicamos su carácter de común urbano. Reivindicamos así un Centro Social de propiedad común como una conquista social frente a los procesos de privatización de la riqueza de la ciudad. Con todo ello, queremos garantizar que La Ingobernable pertenezca indefinidamente a la ciudad de Madrid.

A partir de este momento La Ingobernable abre con la ciudad de Madrid un proceso abierto, radicalmente democrático, horizontal y participativo donde llamamos a decidir el futuro de este edificio, nuestro modelo de Centro Social, nuestros marcos de convivencia, nuestra agenda… Os invitamos a todas a participar de la vida política de nuestra ciudad sin tutelas de ningún tipo.

Participación, democracia, autonomía, horizontalidad, solidaridad y cooperación para vivir en una ciudad vivible. Porque Madrid No Se Vende, por una vida que merezca la pena ser vivida.

 

Centro Social La Ingobernable (Madrid)

6 de junio de 2017