Proponer actividad o contactar
Centro Social de Comunes Urbanos

Seguimos en el corazón de Madrid

Para nuestras amigas.
Para las que luchan cada día.
Para las que ya no están.
En este mes de revuelta feminista, de rabia organizada, de alegría y de lucha, las vecinas de Madrid hacemos pública la recuperación del edificio de la calleAlberto Bosch 4, como un nuevo espacio común y abierto en el corazón de Madrid.Llevamos días dentro de este espacio esperando anunciarlo a la ciudad de Madrid: la ingo ha vuelto. Ahora, en esta semana más que nunca, debemos recordar el papel que han tenido, tienen y tendrán los centros sociales para el movimiento feminista, como espacio de convergencia, construcción y autoorganización. El ataque a los centros sociales es, indudablemente, un ataque directo al feminismo, que no estamos dispuestas a tolerar. 
Venimos asistiendo en los últimos años a un lamentable espectáculo en el que unos pocos se reparten la ciudad, vendiéndola al mejor postor o entregándosela a amiguetes mientras a otras nos echan de nuestros barrios. Hace poco nos enteramos de que el edificio de la Ingobernable volvía a regalarse, al estilo corruPPto y ya habitual del PP, a una fundación dirigida por el ex-alcalde Gallardón para construir un museo en vez de las tan prometidas dotaciones para el barrio que en campaña electoral propugnaba el actual alcalde, Martínez-Almeida. Esta historia nos suena mucho porque hace algunos años la también ex-alcaldesa Botella ya lo regaló, por 1 euro y a 75 años, a una fundación amiga del PP. 
Espacios que deberían servir para articular comunidades fuertes se están convirtiendo en no-lugares imposibles de habitar. La lógica del mercado exige desnudar a la ciudad de todo lo que la hace estar viva y dejar solamente el esqueleto de aquello que puede ser rentable: un escaparate que trate de imitar lugares llenos de vida pero sin las molestias que supone que realmente haya gente viviendo en ellos.Por eso es responsabilidad de todas contestar a estos ataques con la recuperación de nuevos espacios sociales desde los que organizar la rabia y defender la alegría. 
¿Por qué creemos necesarios espacios como éste? Los centros sociales son clave para contrarrestar el consumismo sin freno, la mercantilización del ocio y las insostenibles propuestas del sistema. Promueven la conciencia colectiva sobre situaciones de injusticia, abren espacios de aprendizaje y difusión del pensamiento crítico, tejen redes de solidaridad, y visibilizan formas de vida alternativas. En definitiva, estos espacios constituyen plataformas ciudadanas desde las que comprender, pero sobre todo vivir las luchas sociales.
Reivindicamos la recuperación de edificios vacíos para el bien común como una práctica legítima. Legítima en nombre del movimiento feminista, que seguirá defendiéndonos del patriarcado y la deriva neofascista del machismo presente en las instituciones. Legítima en nombre del movimiento ecologista que defiende cada día nuestro planeta frente a las políticas ecocidas del capitalismo. Legítima en nombre del movimiento de vivienda, que lucha por las vecinas expulsadas de  sus barrios por la acción depredadora de los fondos buitre y la gentrificación. Legítima en nombre del colectivo LGTBIQ+, que combate diariamente porque nunca más tengamos que ocultar nuestra diversidad sexual y afectiva. Legítima en nombre del movimiento antirracista y antifascista, que seguirá luchando junto a las personas migrantes y racializadas ante su criminalización por parte de instituciones y medios. Legítima en nombre de un sinfín de movimientos sociales que no se conforman ante agresiones y discriminaciones normalizadas por el sistema.  
        
Desde este momento, llamamos a todas nuestras amigas y os invitamos a participar en la creación de la estructura de este nuevo centro social. Nacemos con la voluntad de incluir a todas aquellas personas y colectivos que buscan la transformación del modelo injusto de sistema y de ciudad que nos ha tocado vivir. Frente a las políticas autoritarias que pretenden desarticular y criminalizar las redes de solidaridad, cooperación y apoyo mútuo, permaneceremos unidas para crear lugares de encuentro y construcción colectiva. Seguimos en el corazón de Madrid.
 
Por una vida en común, fuimos, somos y seremos INGOBERNABLES.
Síguenos en Twitter con: #SeguimosIngobernables