Proponer actividad o contactar
Centro Social de Comunes Urbanos

Ahora es el momento: por una Ingobernable indesalojable

Madrid, 5 de junio de 2019

Queridísimas ingobernables:

Después de dos años en el corazón de Madrid, y tras la manifestación del 11 de mayo, este verano de 2019 se nos presenta con una altísima incertidumbre para nuestro centro social. Hemos dicho, mucho, que «gobierne quien gobierne, la Ingo se defiende», y eso nos toca, compas: defender nuestra Ingobernable.

1. La derecha más reaccionaria, que desde que nacimos ha estado delirando con malvados monstruos okupas, tiene toda la probabilidad de gobernar en nuestra ciudad. Llevan dos años sobreactuando en sus campañas de odio, nos han demonizado, y hoy los neoaguirristas de PP-Cs-Vox están a las puertas de volver al Ayuntamiento. En una ciudad partida entre ricos y pobres, el Partido Popular afirma que sus dos principales problemas son Madrid Central y la Ingobernable. Y la verdad, es todo un halago que el partido más corrupto de Europa nos ponga a ese nivel. ¿Por qué nos odian tanto? Porque fuimos nosotras, con nuestra lucha, quienes materializamos la verdad del escandaloso pelotazo de Ana Botella en Prado 30. Y si conquistamos este edificio, conquistaremos esa verdad que ahora quieren borrar: esto era una dotación pública que el PP regaló a un multimillonario, y hoy es la casa de miles de personas, colectivos y movimientos sociales.

2. Con el Ayuntamiento del «cambio» hemos pasado dos años exigiendo diálogo y reconocimiento. Manuela Carmena no ha entendido que si este edificio volvió a ser de uso público y común, no fue gracias al Ayuntamiento, sino al conflicto que provocamos para parar el pelotazo. En estos 24 meses, mientras se nos amenazaba siempre con el desalojo, hemos tenido toda la voluntad de llegar a un acuerdo, y no ha sido posible. A pesar de ello, hemos seguido abiertas y flexibles en el diálogo, pero nunca como para traspasar las líneas rojas que nos definen, las líneas rojas que decidimos en asambleas democráticas, las líneas rojas con las que nos comprometimos con toda nuestra gente. Si quienes se dicen de izquierdas no quieren ahogar a los movimientos autónomos que empujamos desde la base los avances sociales, aún están a tiempo de mover ficha por la Ingobernable. Es urgente y es de justicia. Seguiremos defendiendo las vías democráticas para resolver un conflicto que tiene una causa fundamental: el bloqueo sistemático de nuestro legítimo derecho al espacio, al centro, a la ciudad.

3. Desde el 15M venimos diciendo que no tenemos miedo. Y porque nadie nunca nos regaló nada, vamos a defender el espacio que quieren vaciar de la vida con que lo llenamos. Porque somos un error en sus planes. Somos la incertidumbre en sus expectativas de beneficio. Somos el riesgo en sus inversiones, somos la vida en una economía que ataca nuestras vidas. Quieren una ciudad de hipotecadas, inquilinas y precarias encerradas sobre sí, que no tengan otra opción más que trabajar en curros de mierda, endeudarse, deprimirse, aguantar al jefe y al marido, y vivir sin vivir. Quieren que hablemos sin protestar, que estudiemos sin pensar, que trabajemos sin cooperar, que nos queramos sin disfrutar, que consumamos sin parar. Pero ellos, ellos que tanto odio nos tienen, ellos que nos demonizan como “okupas”: ellos son el odio a la gente humilde de nuestra ciudad, son el odio a nuestros barrios, son el odio a nuestros centros sociales, a nuestras asambleas. Y frente a ellos, nunca vamos a rendirnos, porque ellos son la vida invivible, y nosotras la vida que merece la pena ser vivida. Nos quieren en guerra, pero nos tendrán en común.

Compañeras: en breve entraremos en periodo de alerta roja, y tenemos que estar TODAS TODAS TODAS. Atentas a próximas llamadas, porque necesitaremos toda nuestra inteligencia y todo nuestro corazón para defender la Ingobernable. Ahora es el momento.

Solas no podemos, con amigas sí.

Por la Ingo y por todas nuestras compañeras

Si tocan la Ingo, nos tocan a todas

Hagamos que la Ingobernable sea indesalojable